BORRADOR!!!!!

¿Cómo es la
TERAPIA CON NIÑOS?


Todos sabemos, porque todos hemos sido niños, que cuando somos pequeños tenemos una forma peculiar de ver el mundo, muy diferente a como percibimos las cosas en nuestra etapa adulta. Un mínimo problema puede generarles emociones muy intensas e incluso un bloqueo o explosión a la hora de reaccionar. Y es que no debemos olvidar que nacemos sin herramientas, las vamos aprendiendo sobre la marcha.

La terapia psicológica con niños va encaminada precisamente a la adquisición de dichos recursos. Muchos de esos aprendizajes son evolutivos y el niño los va adquiriendo correctamente en cada fase de su crecimiento. En el caso de que alguno de estos aprendizajes no se realice, tarde mucho en hacerse o llegue a provocar un malestar intenso durante su adquisición, la terapia psicológica puede ayudarles a dominarlos. Es importante, por tanto, respetar el ritmo de cada niño. Estamos hablando, por ejemplo, de aprender a gestionar emociones, a solucionar problemas, a tolerar la frustración, a adquirir habilidades sociales adecuadas, etc. Es crucial mostrarles comprensión y cariño, guiarles en estos procesos de aprendizaje, adaptar nuestro lenguaje para que puedan entendernos y controlar la exigencia y la presión que podamos ejercer sobre ellos durante el proceso.

La terapia con niños pequeños es “un mundo aparte”. Es importante que el Psicólogo sepa adaptarse al punto de vista del niño para poder entender sus dificultades.

Durante la terapia infantil no sólo se trabaja con los más pequeños. Otro pilar fundamental es la orientación y asesoramiento psicológico a los padres. Ya sea para resolver dudas o para guiar a los padres en el proceso de ayuda a su hijo, el tiempo con ellos durante el proceso terapéutico es fundamental.

¿EN QUÉ TE PUEDO AYUDAR?

Los motivos de consulta más frecuentes son:

PROBLEMAS DE CONDUCTA

Rabietas, pataletas, desobediencia, … Todo padre ha experimentado situaciones complicadas ante ciertas reacciones de su/s hijo/s. Hemos de ser conscientes de que todas ellas forman parte del desarrollo normal del niño, es su forma de expresar su frustración hasta que aprenden maneras más adecuadas. A lo largo del proceso terapéutico, los niños aprenderán a detectar y a gestionar sus emociones de la manera correcta y a reaccionar más asertivamente a las situaciones. Así mismo, se orientará a los padres, mediante la adquisición de los principios de modificación de conducta, a abordar estas situaciones de una manera eficaz.


ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

La ansiedad por separación consiste en la aparición de malestar intenso y recurrente en el niño cuando se prevé o se produce la separación de su hogar o sus principales figuras de apego, miedo a que les ocurra algo y rechazo a permanecer alejado de ellos. Suele conllevar la aparición de síntomas somáticos importantes como náuseas, cefaleas, dolores abdominales, etc. Cuando esta ansiedad (inicialmente adaptativa) sobrepasa la intensidad esperable para el nivel de desarrollo del niño, afectando a su desarrollo social y escolar, estamos ante un Trastorno de Ansiedad por Separación.


DEPRESIÓN INFANTIL

Una tristeza excesiva, apatía, falta de energía, dificultades para comer o dormir, desgana y principalmente irritabilidad, son síntomas que pueden alertarnos de que un niño puede estar ante un cuadro depresivo. Es relativamente fácil, en ocasiones, confundir depresión con tristeza. Por ello, conviene estar atentos a la intensidad y duración de los síntomas, así como lo limitantes que puedan ser para el niño, con el fin de detectar el problema a tiempo y poder ponerle solución.


FOBIAS  Y MIEDOS INFANTILES

Una fobia es un trastorno de ansiedad caracterizado por la aparición de un miedo desmesurado e irracional hacia una situación u objeto que, en principio, conlleva poco o ningún peligro. El miedo y la ansiedad aparecen cuando tales objetos o situaciones se hacen presentes o la persona anticipa su presencia. En el caso de los niños, se observa una fuerte evitación a las situaciones u objetos temidos, así como llanto, rabietas, bloqueo o aferramiento a las figuras de apego y protección.

En ocasiones, los miedos son evolutivos y desaparecen solos con el tiempo (miedo a los fantasmas, a la oscuridad, a las tormentas, …). En caso de que no desaparezcan con la edad e interfieran en el funcionamiento normal del niño estaríamos ante una respuesta de miedo patológica.


ENURESIS Y ENCOPRESIS

La enuresis o incontinencia urinaria consiste en la emisión repetida de orina de manera involuntaria durante el día y/o la noche. Para que sea considerada enfermedad debe producirse durante un mínimo de tres meses consecutivos en niños mayores de cinco años.

La encopresis o incontinencia fecal, se caracteriza por la evacuación repetida de heces en lugares inadecuados de forma involuntaria o intencionada. Para ser considerada como un trastorno infantil debe presentarse en niños mayores de cuatro años durante al menos tres meses de duración.

En ambas se presentan dificultades en la adquisición del control de esfínteres.  El tratamiento psicológico incluye una psicoeducación y el proceso de aprendizaje adecuado para tener control sobre ambas funciones.


psicologo infantil autoestima

Baja autoestima infantil

Una baja autoestima puede desarrollar en los niños sentimientos como la angustia, la indecisión, el desánimo, la pereza, la vergüenza y otros malestares. Por lo que el aprendizaje de una autoestima positiva es algo fundamental para su correcto crecimiento.

¿Buscas un Psicólogo Infantil?

Si estás buscando un Psicólogo infantil, ¡da el paso! En nuestro Centro de Psicología Clínica podemos ayudarte. Nuestras psicólogas se encargarán de ofrecerte un tratamiento integral.

Ofrecemos tratamiento psicológico a niños, adolescentes, adultos, parejas y familias. Tras una primera sesión de evaluación, te ofreceremos un punto de vista profesional sobre tu caso, así como un plan de tratamiento individualizado. ¿Tienes dudas? No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

COMPARTE EN: