MI FORMA DE TRABAJO

La terapia cognitivo-conductual, corriente de la que soy fiel seguidora, es una de las ramas de la psicología más utilizada actualmente. Su éxito se debe a que es una terapia avalada experimentalmente, dato que nos permite confiar firmemente en su eficacia. Los tratamientos que propone para cada uno de los problemas emocionales están basados en los resultados obtenidos de estudios científicos realizados a multitud de pacientes.

La filosofía de esta terapia radica en que nuestra personalidad está fuertemente influenciada por nuestras experiencias. Los problemas emocionales, por tanto, surgen de malos aprendizajes que hemos ido haciendo desde el mismo momento en que nacemos. La buena noticia es que cualquier aprendizaje es susceptible de ser modificado, por lo que la terapia irá dirigida a desaprender lo aprendido y reaprenderlo de la manera adecuada.

La terapia sigue un ritmo estructurado que consta de cuatro fases:

infografia-fases-terapia-psicologia
  1. La fase de evaluación, en la que obtenemos toda la información relevante con respecto al problema o circunstancia que presenta el paciente. Entre 2 y 4 sesiones se profundiza en el motivo que ha traído al paciente a consulta hasta determinar un diagnóstico claro que nos permite iniciar la intervención.
  2. La fase de explicación de la hipótesis, en la que explicamos detenidamente al paciente ante qué problema emocional nos encontramos, cómo y cuándo se originó y por qué se está manteniendo hoy en día a pesar de los esfuerzos que hace por tratar de eliminarlo. Esta fase es muy importante para la terapia, el paciente necesita conocer a su “enemigo” como para poder enfrentarlo de aquí en adelante.
  3. La fase de terapia, en la que pondremos en marcha las técnicas, herramientas y recursos necesarios para poner enfrentar y poner fin al problema.
  4. La fase de seguimiento, en la que iremos distanciando las sesiones en el tiempo conforme el paciente vaya siendo capaz de enfrentarse a su problema por sí mismo con eficacia y asegurarnos, a su vez, de que se consolidan los avances obtenidos durante el proceso.

A lo largo de la terapia, el psicólogo va a ser el encargado de guiar al paciente, podríamos decir que cumple las funciones de un entrenador. Sin embargo, el verdadero responsable de llevar a cabo un buen entrenamiento y, posteriormente, jugar un buen partido es el paciente, él será el jugador.

– «¿Cuántos psicólogos hacen falta para cambiar una bombilla?»

– «Eso dependerá de si la bombilla quiere cambiar o no»

Carl Rogers

NUEVOS ENFOQUES

Los tiempos van cambiando y se van desarrollando nuevas herramientas que complementan las ya utilizadas hasta la fecha en el campo de la Psicología.

Las nuevas tecnologías nos ofrecen la posibilidad de utilizar la realidad virtual como apoyo en el tratamiento de determinados problemas emocionales, principalmente con los trastornos de ansiedad. Mediante la recreación de escenarios del mundo real, el paciente podrá enfrentarse a sus situaciones temidas en un ambiente seguro, donde podrá explorar libremente, sentir, vivir y revivir, sentimientos y pensamientos en la consulta.

Otro enfoque que va ganando terreno en la actualidad es la terapia online.  Muchas investigaciones avalan su práctica, mostrando que es tan útil y efectiva como la terapia presencial. Para determinadas personas la opción de realizar un proceso terapéutico vía telemática tiene muchas ventajas: poder elegir libremente a su especialista, evitar desplazamientos, mantener cierta discreción, acoplar horarios, etc.

¿Buscas un Psicólogo?

Si estás buscando un Psicólogo, ¡da el paso! Una terapia psicológica puede ayudarte a enfrentar con éxito ciertas dificultades que surgen en momentos puntuales de la vida. 

Realizo tratamiento psicológico a niños, adolescentes, adultos, parejas y familias. Tras una primera sesión de evaluación, te ofrezco un punto de vista profesional sobre tu caso, así como un plan de tratamiento individualizado. ¿Tienes dudas? No dudes en ponerte en contacto conmigo.

COMPARTE EN: