¿Cómo es la
TERAPIA DE PAREJA?

La vida en pareja puede suponernos una fuente de salud y bienestar psicológico o el origen de conflictos y malestar emocional.

Las parejas que acuden a consulta suelen llegar desmotivadas, con sensación de “haberlo intentado todo” y, por lo general, con bajas expectativas de que funcione la terapia. Aún así, se dan una última oportunidad, queman “el último cartucho”. Afortunadamente, muchas parejas son las que se sorprenden, tras el proceso terapéutico, de los resultados obtenidos y de cómo el esfuerzo realizado ha derivado en una relación funcional, basada de nuevo en el respeto, el cariño y  la complicidad.

¿EN QUÉ CONSISTE LA TERAPIA DE PAREJA?

La terapia de pareja es un enfoque terapéutico, llevado a cabo por un Psicólogo especializado, que ayuda a los miembros de la pareja a resolver los conflictos que les están impidiendo disfrutar de una relación satisfactoria. Es adecuada y aconsejable tanto para aquellas parejas con problemas leves pero que desean mejorar su relación, como para parejas con fuertes conflictos y enfrentamientos.

En ella, se abordarán posibles problemas individuales que presenten los miembros de la pareja y puedan estar interfiriendo en la relación o aquellos conflictos derivados del propio comportamiento disfuncional de la pareja.

FASES DE LA TERAPIA DE PAREJA

La primera fase en una terapia de pareja es la evaluación. Es una fase importante porque supondrá elaborar el esqueleto de nuestra intervención posterior. A través de una serie de sesiones individuales y conjuntas, según las características y necesidades de cada relación, se profundiza en las dificultades que pueda estar enfrentando la pareja y se elabora un plan de intervención.

Los cuatro pilares fundamentales que, a priori, se abordan en la fase de tratamiento en una terapia de pareja son los siguientes:

  • Intercambio de positivo: dar y recibir gratificaciones de una manera recíproca es una de las claves para una relación de pareja satisfactoria.
  • Entrenamiento en comunicación: saber detectar y expresar de manera adecuada nuestras emociones facilita el entendimiento entre los miembros de la pareja.
  • Entrenamiento en negociación: es importante abordar las circunstancias que van surgiendo en el día a día con asertividad, teniendo en cuenta nuestros propios deseos y necesidades pero también los del “otro”.
  • Entrenamiento en resolución de problemas: en la vida surgen problemas constantemente, tener herramientas para enfrentarlos, individualmente o en pareja, nos ofrece estabilidad y seguridad.

En paralelo a estos cuatro bloques, debido al desgaste de la convivencia y de los conflictos que pueden surgir en las diferentes etapas de una relación (determinados hábitos, el estrés, la rutina, la llegada de los hijos y su crianza, la dedicación al trabajo, etc.), se observa, en uno o ambos miembros de la pareja, como se van instalando pensamientos e interpretaciones erróneas sobre el “otro”, así como una excesiva focalización hacia los errores que comete o sus cualidades negativas. Es importante, en este punto de la terapia de pareja, mediante los recursos que nos ofrece la Terapia Cognitiva, trabajar sobre esas creencias erróneas, así como centrar las expectativas negativas que se puedan estar generando sobre el “otro” con respecto a sus cambios o a una personalidad estable e invariable, ya que terminan por provocar la pérdida de ilusión o motivación hacia un posible cambio o mejora.

¿Buscas un Psicólogo de parejas?

Si estás buscando una Terapia de pareja, ¡da el paso! Un proceso terapéutico puede conseguir que la relación se vea reforzada eliminando mecanismos disfuncionales adquiridos y dando paso a una convivencia respetuosa y agradable.

Realizo tratamiento psicológico a niños, adolescentes, adultos, parejas y familias. Tras una primera sesión de evaluación, te ofrezco un punto de vista profesional sobre tu caso, así como un plan de tratamiento individualizado. ¿Tienes dudas? No dudes en ponerte en contacto conmigo.

COMPARTE EN: